Un claro ejemplo que los detalles son la llave para alcanzar el éxito.